TRIBUNAL DE CRISTO

2Corintios 5:10: Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

El comentarista bíblico Roland Kenneth Harrison, usa la palabra “Bimà”  para traducir la palabra tribunal, de la cual dice; "en los juegos griegos de Atenas, la vieja arena contenía una plataforma elevada sobre la cual se sentaba el presidente o el juez de la arena. Desde allí recompensaba a todos los contendientes; y allí recompensaba a todos los ganadores. Era llamado el "bimá" o "asiento de la recompensa". Nunca se usaba como asiento judicial.
Y es precisamente lo que lo que el Apóstol Pablo quiere dar nos a saber. El tribunal de cristo es específicamente para aquellos que han servido a Dios. Un lugar de recompensas por los trabajos hechos para el reino de Dios. 1 Corintios 15:58 “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” .
Aunque debemos de decir también que es el fuego aquí que terminara si hay recompensa o habrá una recompensa perdida, perdida en el sentido de lo que se pudo haber obtenido y no se realizo, esta perdida no significa perdida de la salvación, pues todos seremos salvos aquí. Veamos la siguiente escritura: 1 Corintios 3:11-15: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa.  Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego”.
Nótese que primero Pablo nos hace saber que todos un día tendremos que compadecer delante del tribunal o bemà de Cristo y después nos dice  que la obra de cada quien será manifiesta pues será pasada por fuego y si nuestras obras fueron edificadas con oro, plata, piedras preciosas recibirá recompensa. Pero si se edifico madera, heno, hojarasca. al pasar por el fuego la obra se quemara y este recibirá perdida. Lo destructible será manifiesto y lo indestructible permanecerá. Aquí será manifiesto nuestra entrega, devoción e intención de nuestro trabajo para el señor, lo que hemos hecho para la gloria de Dios como para la gloria de la carne, aquí se hará manifiesto las intenciones de nuestros corazones, al trabajar en la obra del Señor, no se trata de cuanto hallamos hecho si no mas bien como lo hemos hecho. Romanos 14:10 : Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.

También debemos de saber que nuestro Juez será nuestro señor Jesucristo, Juan 5:22: Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, 1 Corintios 4:5: Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios,  Apocalipsis 22:12: He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra,

Veamos a través de la palabra de Dios las diferentes recompensas que están mencionadas:

  • La corona incorruptible: 1 Corintios 9:25: Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.
  • La corona de la vida:  Apocalipsis 2:10: No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. Santiago 1:12: Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.
  • La corona de gloria:  1 Pedro 5:4: Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.
  • La corona de justicia : 2 Timoteo 4:8: Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.
  • La corona de Regocijo: 1 Tesalonicenses 2:19-20: Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo.

En la palabra de Dios también encontramos otro tipo de recompensas o privilegios  como:

  • Comer del árbol de la vida : Apocalipsis 2:7: El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.
  • No sufrir daño de la segunda muerte: Apocalipsis 2:11: El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.
  • Tener un Nombre nuevo: Apocalipsis 2:17: El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe
  • Obtener autoridad y la estrella de la mañana: Apocalipsis 2:16-29: Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre; y le daré la estrella de la mañana. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias
  • Tener vestiduras blancas, su nombre permanecerá inscrito será presentado delante del Padre: Apocalipsis 3:5: El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.
  • Obtener el nombre nuevo de Dios: Apocalipsis 3:12: Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.
  • Sentarse en el trono con Jesús: Apocalipsis 3:21: Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

Así vemos 5 coronas y 7 privilegios ensañados por la palabra de Dios, con la magnitud di tales promesas no nos que da mas que pedirle a nuestro Señor Jesucristo que nos ayude a vivir una vida santa y hacer el trabajo que se nos ha dado con integridad para la gloria de Dios y no para gloria nuestra. Edificando así sobre el fundamento que esta puesto ya en nuestros corazones que es nuestro Señor Jesús. Oro, plata y piedras preciosas.

1 Corintios 15:58 “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” .