Palabras y comportamientos incorrectos

Santiago 3:9/12 "Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce".
Efesios 5:3/4 "Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas"
Colosenses 3:8 "Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca".
Efesios 4:29 "Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes".

* Nuestra boca ahora debe glorificar a Dios y bendecid a los hombres. La palabra nos dice que no debemos pretender que en nuestra boca fluyan bendición y maldición a la vez. Como personas que no conocíamos a Dios ni su palabra, podría decir que la gran mayoría por no decir todos de una forma o otra hemos hablado palabras vulgares, unos en dada situación, como cuando algo sale mal, y otros por deporte. Pero una vez en el camino de Dios debe mostrarse un cambio en nuestra forma de hablar. De tal manera que podamos impactar a otros por nuestra forma de expresarnos. Si en nuestra vida procuramos hacer y cumplir toda la palabra de Dios pero, aun usamos palabras vulgares, NO estamos dando un buen testimonio, ni ara los que conocen a Dios ni, mucho menos para aquellos que no tienen a Dios. Debemos procurar que nuestra forma de hablar no avergüence el nombre de Dios sobre nuestras vidas.

1Corintios 1:11 "Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloe, que hay entre vosotros contiendas".
1Corintios 3:1/3 "De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porqué aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?".
2Corintios 12:20 "Me da miedo pensar que, cuando vaya a visitarlos, no los encuentre como yo quisiera, y que tampoco yo resulte ser lo que ustedes esperan. Tengo miedo de encontrarlos peleándose, o envidiándose, o enojados unos contra otros, o que resulten ser egoístas, chismosos, murmuradores, orgullosos y alborotadores". {Versión Biblia en lenguaje sencillo}

* Veamos la siguiente ilustración.

Cuatro campesinos se encontraron fuera de una ciudad cuando iban de viaje. Los llamaremos los señores A, B, C, y D.
El señor A y el señor B durante mucho tiempo habían estado fuertemente enojados, el uno contra el otro por causa de ciertos límites de sus propiedades, pues eran vecinos, y dichos límites no estaban claramente definidos. Cuando A y B se vieron no se saludaron, se hicieron reclamaciones recíprocamente, comenzaron a usar un vocabulario insolente y a ofenderse de palabra. Entonces A desafió a B para que pelearan a puñetazos: A comenzó, y B devolvió los golpes… Al fin A fue derrotado, y cayó al suelo.
Mientras, señores C y D estuvieron observando el desarrollo de los acontecimientos; y aunque tenían un problema como el de A y B, y los niños de uno habían peleado con los niños del otro, el señor C dijo a D: "Señor D, yo creo que debemos orar. Vamos a orar". Después de la oración dijo el señor D: "Vamos a ponernos de acuerdo; para arreglar nuestro problema yo haré mi parte y usted hará la suya. Cada uno de nosotros tiene algo de razón y ha cometido unos errores en este asunto". El señor C estuvo de acuerdo con esto, y después de haber orado otra vez resolvieron su problema; y el domingo siguiente se sentaron juntos en el templo y juntos adoraron a Dios.

* Como podemos ver en esta ilustración y en la palabra de Dios no sacamos nada positivo de los pleitos, al contrario pueden llegar bastante lejos, como cristianos conocedores de la palabra de Dios debemos evitar estar en ellos, y cuando se presente un desacuerdo en alguna rea de nuestras vidas, tratarlo siempre con oración y humildad.

Filipenses 2:3 "no hagan nada por orgullo o sólo por pelear. Al contrario, hagan todo con humildad y vean a los demás como mejores a ustedes mismos". {Versión Biblia lenguaje sencillo}
Filipenses 2:14/15 "Hagan todo sin hablar mal de nadie ni discutir por todo, 15 para que no pequen ni nadie pueda culparlos de nada. En este mundo lleno de gente malvada y pecadora, ustedes, como hijos de Dios, deben alejarse de la maldad y brillar por su buen comportamiento." {Versión Biblia lenguaje sencillo}
1Timoteo 2:8 "Deseo que en todas partes la gente deje de discutir y de enojarse, y que en vez de eso sean buenos cristianos y oren". {Versión Biblia en lenguaje sencillo}
2Timoteo 2:14 "No dejes que nadie olvide estas cosas. Pon a Dios como testigo y advierte a los miembros de la iglesia que no deben seguir discutiendo. Esas discusiones no ayudan a nadie, y dañan a quienes las oyen". {Versión Biblia en lenguaje sencillo}

* Cuando hacemos algo por un hermano u otra persona siempre tenemos que tener en cuenta que si lo hacemos debe ser como si lo hiciéramos para Dios mismo. Y no con el fin de levantar discusiones en medio de los demás. Nuestro comportamiento siempre debe glorificar el nombre de Dios sobre nuestras vidas.

2Timoteo 2:23/25 "No prestes atención a discusiones que no ayudan en nada. Los que así discuten siempre terminan peleando. Un servidor de Dios no debe andar en peleas. Por el contrario, debe ser bueno con todos, saber enseñar, y tener mucha paciencia cuando corrijas a tus enemigos, hazlo con humildad. Tal vez Dios les dé la oportunidad de arrepentirse y de conocer la verdad". {Versión Biblia de lenguaje sencillo}

* Solo con la ayuda de Dios y una fuerte decisión de nuestra parte por vivir una vida grata delante de Dios. Podrá hacer que nuestra actitud sea diferente a la de los demás. Recordemos siempre en todo momento que hijos de Dios somos, y como tal tener un buen comportamiento.